124: Cómo ser una fuente de provisión verdadera parte 2

124: Cómo ser una fuente de provisión verdadera parte 2

En el episodio pasado hablamos de como la mujer ha recibido de la mano de Dios, la capacidad de dar.

Desde que Dios puso en nosotras la capacidad de albergar vida, hasta como nos resolvemos en nuestra vida diaria, siempre estamos dando a los demás.

Pero como te mencioné en el episodio pasado, esta capacidad que tiene la mujer de proveer a los demás, debe ir acompañada de un sentido, no solo dar sin ninguna razón.

¡Te Invito a Escuchar el Episodio Completo Aquí!

Debes convertirte en una fuente de provisión, que agregue valor a las vidas de las personas. Pero para hacer esto, primero debes desarrollas tu capacidad de prever.

Para ser una fuente de provisión, debes convertir primero en una fuente de previsión, para que esa capacidad que Dios ha puesto en ti, no sea malgastada.

¿Qué veremos en el episodio de hoy?

Anteriormente, te hablé de la madre del niño de los panes, la cual utilizo su capacidad de previsión, para prever a su hijo con el alimento necesario, para que Jesús diera de comer a todos sus seguidores.

El día de hoy te contaré la historia de otra mujer en la biblia, la cual primero previo para su familia, y por medio de esa previsión es que luego logro proveer.

También hablaremos de 4 cosas que debes procurar dar a los demás, y por último te daré 4 pasos para que te conviertas en una fuente de provisión verdadera.

Historia de la Sunamita

Cada vez que profeta Eliseo pasaba por la ciudad, la Sunamita lo invitaba insistentemente a comer en su casa.

Si bien la biblia no nos da muchos detalles sobre quien es esta mujer, si se nos deja saber que es alguien importante.

En el versículo 9 se nos menciona que la Sunamita le hace una petición importante a su marido.

Ella dijo – Eh aquí ahora, yo entiendo que el hombre que siempre pasa por nuestra casa, es varón santo de Dios. Yo te ruego que hagamos un pequeño aposento de paredes, y que allí pongamos cama, silla y candelero. Para que cuando él venga, se quede allí.

Eso hicieron, en la próxima llegada del profeta, este se dio cuenta de que la familia no tenía hijos. Y les dijo, que, para esa fecha exacta, dentro de un año, estarían abrazando un hijo, y así paso.

La Sunamita previo que el profeta no tenía donde dormir, y proveyó ese lugar de descanso. Primero previo, y luego proveyó.

La provisión que tuvo con el profeta, termino por proveerla a ella misma, ya que Dios le regalo el milagro de un hijo.

Pero la historia no termina aquí, un día cuando el niño ya había crecido, y se encontraba trabajando con su padre en el campo, se quejó de un dolor de cabeza.

Lo llevaron a su casa, pero el niño termino muriendo. La madre se acordó que ella proveyó para el profeta un cuarto en el cual dormir.

Acostó el cuerpo inherente del niño en ese cuarto, y mando a llamar al profeta.

El profeta llegó al hogar, se acostó sobre la cama que se le había proveído tiempo atrás, y sobre el niño. De pronto el niño empezó a entrar en calor de nuevo, y vivió.

¿Conclusión?

Esta mujer primero previo su futuro, ella vio que el hombre que paseaba por el pueblo, no era cualquier nombre, sino un emisario de Dios.

Su previsión era que, si este era un varón de Dios, debía tener lo cerca de su hogar. Lo cual convirtió su previsión en provisión, la cual le trajo una vida de milagros.

Antes de continuar con nuestra agradable lectura, me gustaría preguntarte: ¿Qué virtudes crees tú, que debe tener una mujer que es fuente de provisión verdadera?

Me encantaría leer tu respuesta a esta pregunta, en la caja de comentarios.

Terminando con la anterior, continuemos nuestra lectura.

4 Cosas que debes procurar dar a los demás

1- Vida

Con esto no quiero que se malinterprete, Dios es el único que puede dar vida, nosotras únicamente somos las depositarias de la vida que Dios crea dentro de nosotras.

Pero las mujeres somos las únicas que podemos sentir lo que es dar vida, traer a este mundo la vida que Dios ha plantado dentro de nosotras.

2- Una carga por crecimiento espiritual

Como mujer debes priorizar todo lo espiritual en tu vida, y ser un ejemplo espiritual para las personas que te rodean.

Imparte la palabra, que los demás te vean leyendo la biblia, siempre busca trasmitir la presencia de Dios con las personas que te rodean.

3- Amor

Qué amor más sincero que el de una mujer, de una madre. Las mujeres tenemos la capacidad de dar amor en cada una de nuestras acciones, y eso es algo que debes tener siempre más que claro.

Puesto que todas las mujeres exitosas que ha habido en la historia, han sabido entregar amor a su prójimo y recibirlo en la misma medida.

4- Sabiduría

¿En ocasiones has notado que para las personas resulta más fácil hablar con una mujer, que con un hombre?

Esto no se debe únicamente a nuestro encanto femenino, sino por la sabiduría que Dios impuso en cada una de nosotras.

En la biblia se lo deja bien claro cuando se dice que una de las cualidades de una mujer virtuosa, es su sabiduría e inteligencia.

4 Pasos para que te conviertas en una fuente de provisión verdadera

1- Busca la verdadera fuente de la provisión

¿Quién es el ser más amoroso y que más ha proveído a sus creaciones? Afirmativamente, Dios.

En la biblia se especifica que, para poder convertirse en una fuente de provisión real, aquella que realmente otorga valor y vida a donde quiera que vaya, primero debe encontrar la fuente real de toda provisión, DIOS.

2- Antes de ser una fuente de provisión para los demás, busca serlo para ti misma

Debes evitar a toda costa dar y dar a los demás sin recibir nada a cambio. Porque esto terminara por agotarte.

Cada vez que vayas a dar algo en cualquier ámbito de tu vida, primero verifica si no puedes hacer algo por ti mismo, y luego de hacer eso, provee a los demás.

3- Dar siempre es bueno, pero no dar también puede ser bueno

Debes entender que entregar demasiado a las demás personas, podría terminar generando una relación de dependencia, la cual no te beneficiara de ninguna forma, ni a ti, ni a la otra persona.

Aprende en que ocasiones es mejor no dar algo, que si darlo.

4- Aprende que la provisión debe ser algo natural

Esto significa, que en el momento que tú decidas ser una fuente verdadera de provisión, esta decisión debe salir de ti, y ser genuina.

Por último, me gustaría agradecer a todas esas mujeres, que decidieron invertir un par de minutos de su vida leyendo este artículo con nosotras.

1 Comment
  • Daliangel
    Posted at 11:08h, 04 August

    Muchas gracias, la virtud que debe tener es ser prevenida