Fuente de Agua Viva Carolina, Puerto Rico • 1 787-321-8888

El Líder que Construye

¿Qué clase de líder necesitas ser para hacer lo que hizo Noé?  Antes que Enoc, la Biblia nos dice que Noé caminó con Dios.  Y el caminar con Dios, aparte de ser un privilegio, tiene unas características específicas que tienen que estar en tu vida. 

Al caminar con Dios, tú tienes acceso a información privilegiada.  No había caído una gota de lluvia cuando Dios le habló a Noé, y no le habló de un chubasco, sino de un diluvio.  Aquello era información privilegiada, diferente.  El carácter del líder que puede construir, que tiene una fe que construye algo de la nada, que cuando tiene una página en blanco puede construir, es la fe del que camina con Dios porque entiende que caminando con Él tendrá revelación, información que nadie tendrá; Tendrá acceso a cosas que para el mundo no son evidentes, pero para los hijos de Dios son claras, reales y evidentes.  Cuando recibes información privilegiada, puedes anticiparte a las cosas de la vida, puedes prepararte, puedes estar en mejor posición para recibir el don y el destino de Dios para tu vida.  Cuando tú caminas con Dios, algo te dice que no abras cierta puerta, que no camines por cierto lugar.  Esto es lo que sucede en la vida de los que somos hijos de Dios y caminamos con Él.  Ese es el primer ingrediente.  Tienes que caminar con Dios para que tengas información privilegiada, para que tengas acceso a lo que nadie tiene acceso. 

Tú tienes que atreverte a hacer cosas sin precedente.  Siempre queremos hacer lo que otro ha hecho, lo que le ha funcionado a otro.  Pero hay momentos de fe en tu vida, que a ti te toca hacer lo que nadie ha hecho.  Quizás tú eres el primero en tu familia que va a emprender un negocio, que va a vivir un solo matrimonio sin divorciarse, el primero que va a congregarse.  Quizás a ti te toca ser el primero en no tener hipertensión, el primero en no ser víctima de la diabetes ni tener problemas del corazón.  Quizás te toca romper con las maldiciones generacionales de enfermedad en tu familia.  Quizás seas el primero en levantar hijos profesionales, universitarios, graduados, que hagan lo que tienen que hacer.  Quizás eres el primero en ser dueño de su propia casa, el primero en tener un grado universitario.  El líder que es capaz de tomar una página en blanco y usar la fe que construye, es el que tiene la capacidad de hacer lo que nunca nadie ha hecho. 

Tú tienes que atreverte a hacer lo que nunca nadie ha hecho.  Dios va a poner delante de ti una oportunidad que nunca nadie haya hecho, y Él lo va a hacer a través de ti, Él lo va a hacer contigo, y Él te va a dar el favor y la gracia para completarlo.  Tienes que atreverte a hacer las cosas sin precedente, tienes que atreverte a creerle a Dios.  Alguien tiene que atreverse a creer que va a ser el primero. 

Noé confió en la palabra de Dios.  Muchas veces, lamentablemente, los cristianos estamos atados a confirmaciones, a que Dios nos hable, que el pastor detenga el servicio y nos diga algo de parte de Dios, que baje una paloma del cielo y nos dé un mensaje, que Dios nos dé revelación en un sueño. Cuando somos gente de fe, tú confías en la palabra de Dios, de la primera.  Dios habla a tu vida, y tú atesoras esa palabra y corres con ella.  Noé iba a hacer algo que nadie había hecho, y no hubo que confirmarle nada.  Dios le dio los planos a Noé una vez, y Noé confió en que Dios le había hablado.  Hay gente que nos quita la confianza en Dios; Hay quien quiere orar para confirmación.  Deja de estar diciendo que tal cosa será si Dios quiere.  Entiende que, si Dios te lo dijo, Dios quiere.  Si Dios te habló, confía en su palabra.  Si Dios te dio una instrucción, síguela y confía en que el que te dio la instrucción te va a honrar, te va a dar la fuerza, la fortaleza, favor y gracia, y lo va a hacer. 

El que, ante una página en blanco, tiene una fe que construye, es el líder al que no le importa la burla.  La Biblia dice que de Noé se reían, se burlaban.  La gente se ha reído de ti, tu familia te reclama y te dice que eres el más cristiano; Pues el más cristiano es el más bendecido, es al que Dios le habla, al que Dios le da.  Olvídate de lo que la gente diga, de lo que piensen; Olvídate del que se ría de ti.  Dios está en tu equipo, y tú y Dios son mayoría.  Que se ría el que se quiera reír.  Al fin y al cabo, el que ríe último, ríe mejor.  Olvídate del que se burle.  El líder que construye sobre una página en blanco, no le hace caso a la burla. 

Pregúntate, ¿qué es vergüenza?  La vergüenza es diferente para todo el mundo.  ¿Cuántas cosas nos controlan que no hacemos por vergüenza?  Hay quien no hace ejercicios porque le da vergüenza ir al gimnasio.  Pero, vergüenza ¿de qué?  Tú tienes que aprender a vivir con la burla.  El que se quiera reír, que se ría.  La pregunta que tienes que hacerte es: ¿Dónde van a estar cuando Dios cumpla su propósito en ti?  ¿Dónde estaban los que se rieron cuando comenzó el diluvio, mientras Noé y su familia estaban calientitos y seguros dentro del arca?  Tú vas a estar calientito y seco, y los que se ríen van a estar ahogándose. 

No te dejes poner presión del mundo y sus críticas.  Olvídate de quien te critique y de quien te ponga presión.  Si Dios te dijo que hicieras algo, hazlo. 

Entiende que no hay otro plan, que ya Dios habló, que ya Dios dio la instrucción.  Hay gente que camina con Dios, recibe los planes privilegiados que nadie tiene, confían en Dios, se sobreponen a la burla, hacen lo que nadie hace, pero a lo largo del camino tienen un patrón de fracaso porque empiezan a dudar.  No pueden creer que todo vaya tan bien, y empiezan a dudar de las cosas que Dios ha hecho, de las cosas que Dios le ha dicho.  Pero no hay otro plan.  A mitad de la construcción del arca, imagina que aparecieran ingenieros queriendo controlar a Noé y decirle cómo hacerla.  Pero si Dios te dio una instrucción y no te ha dicho que hagas nada diferente, entonces no tienes que cambiar nada.  El mismo Dios que te dio la instrucción, es el mismo Dios que tendría que cambiarte la instrucción, si quisiera.  Pero, si tú no lo escuchas de parte de Dios, no escuches a los teólogos genios que a veces tenemos alrededor, sembrando duda en tu corazón. 

No hay otro plan.  Tienes que aprender a renunciar a las demás alternativas.  A lo largo del camino, van a aparecer cosas que van a parecer un desvío o un atajo, pero si no es lo que Dios te habló, no cambies.  El que te dio la instrucción, es el que tendría que cambiarla.  

Transmitido por Televisión y Radio Lunes, 8 de Julio 2019
Código del Programa: HF-12B

Siempre leemos los comentarios de cada mensaje. Es un verdadero gozo y un privilegio que Dios nos permita bendecir tantas vidas, aún a la distancia. Compártenos siempre cómo esta palabra ha bendecido tu vida.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *