Sueña para ver a Dios Obrar en Tu Vida

Sueña para ver a Dios Obrar en Tu Vida

¡Dios también obra en tus sueños!

Filipenses 213 dice: Porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como él hacer, por su buena voluntad.

Escucha el episodio aquí 👇

No es lo mismo querer que desear

Es importante que podamos diferenciar entre lo que se desea y lo que se quiere. Nuestro cerebro trabaja y procesa la información de forma distinta cuando nos encontramos en ambas situaciones:  psicológicamente desear está asociada con la carencia, con la ausencia o falta de algo que no poseemos, en cambio, el querer se relaciona con el futuro y te motiva a la acción.

Filipenses 1-6: “…el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo”.

Dios, por medio de las escrituras nos enseña lo importante de hacer lo que se necesite hacer, es decir, la enseñanza radica en que la voluntad precede a nuestro trabajo: querer va primero y luego viene el hacer.

El querer es semejante al tener un sueño. Nuestros sueños preceden a lo que vamos a realizar para construir nuestro futuro. Nuestro Señor esta presente en nuestros sueños porque él siempre tiene un propósito para ti.

¿Cómo identificar el propósito de Dios en mí?

Siempre hay una buena voluntad en muchas acciones. Al poder identificar que realizamos las cosas desde esa buena voluntad, podemos ver con claridad ese querer y ese hacer que no es más que el construir nuestros sueños y volverlos realidad: es reconocer el propósito que Dios tiene para nosotras.

Tu lo sabrás. Porque al poder ponerte en contacto con tus sueños, sentirás una sensación de paz y de bienestar que te motivaran a tomar acción de inmediato.

Y esa motivación esta relacionada a ese camino que Dios tiene para ti para que puedas así cumplir su buena voluntad a través de tus acciones.

¡Sigue!

Ahora que lograste identificar tu propósito, no abandones el camino. No dejes permitas que tus sueños sean apagados y los vuelvas a guardar en el baúl de los recuerdos.

Puede que te encuentras con algunos obstáculos en el camino, pero recuerda todos los que Jesús se encontró y pudo vencer con sabiduría para seguir su propósito sin que nadie lo desviara.

La felicidad la debemos construir. Y para eso es importante llevar nuestros sueños al plano de la realidad, es decir: ponerte en acción y en constante movimiento para avanzar hacia ese propósito que Dios tiene para ti.

¿Ya identificaste el propósito de Dios en ti?

1 Comment
  • Athalia Suarez
    Posted at 11:28h, 01 January Reply

    Si Pastora, gracias por su motivación constante, a soñar, a confiar y creerle a Dios. Dios ha sido bueno conmigo en gran manera, muchas bendiciones

Post A Comment