111: Vive con el Corazón

111: Vive con el Corazón

No resulta ajeno para nadie el concepto de vivir una vida errónea, una vida que no va a ningún lado, una de la que muy probablemente nos arrepentiremos al llegar a la famosa crisis de mediana edad. Y es que muchas personas transitan por la vida malgastando su tiempo y energía en el ocio, el placer y vicios sin recompensa, lo cual se traduce en una vida poco provechosa y llena de vacíos, de sueños que no se pudieron cumplir o de plano no se intentaron cumplir.

Por esa razón el día de hoy me gustaría enseñaros a vivir con el corazón, a vivir una vida más provechosa, llena de alegrías, superación y el amor de nuestro señor Jesucristo, en nuestros corazones.

Para cumplir tan amplio objetivo quiero mencionarte 3 cosas que debes evitar a toda costa si lo que deseas es aprovechar tu vida al máximo. Y luego de eso, te daré cuál creo yo es la clave para vivir una vida con el corazón.

3 Cosas que debes Evitar a toda Costa para poder Vivir con el Corazón

1- Malicia

La malicia es ese conjunto de sentimientos que nos inclinar a actuar de forma negativa, mal intencionados, los celos, el resentimiento, la ira, etc.

Una persona que actúa a través de la malicia, se convierte en una mala persona, un ser humano que aleja a Dios de su corazón y que, día a día, desperdicia cada vez más su vida.

Si lo que realmente quieres es vivir una vida provechosa, lejos de los malos sentimientos y acompañada siempre por el amor de nuestro señor, entonces debes eliminar cualquier sentimiento negativo que contamine tu corazón.

Solamente eliminando esos sentimientos, podrás vivir plena y felizmente con el corazón.

2- Necedad 

La necedad es esa forma de vida que adoptan todas las personas que aseguran tener la razón en todo, y actúan por puro impulso, porque según ellos lo que hacen es lo correcto.

Debes eliminar estas actitudes de tu vida, no siempre tienes la razón, a veces necesitas escuchar los consejos de los demás, sus opiniones, acatar sus órdenes.

Porque si Dios nos hubiera creado totalmente sabios, no hubiera creado a tantos de nosotros, permitiéndonos interactuar e intercambiar opiniones.

Deja la necedad de lado y empieza a ponerte al mismo nivel que las demás personas, solo haciendo eso, podrás vivir plenamente con el corazón.

3- Ociosidad

 Aléjate del sentimiento de despreocupación, elimina la vagancia de tu vida, deja de perder el tiempo como si fuera algo que se pudiera recuperar.

Debes entender que tener momentos de diversión en tu vida, no tiene nada de malo, pero también debes tener en cuenta, que transformar tus momentos de diversión en algo permanente, puede ser lo peor que puedas hacer.

Adoptar un estilo de vida despreocupado puede hacernos perder gran parte de nuestra vida sin que podamos darnos cuenta. Si nada nos preocupa, entonces no hay nada que hacer, nada por lo que luchar, ninguna meta por la cual avanzar.

Y ese es el gran problema de todas las personas que se hunden en un estilo de vida despreocupado y abundante en ocio.

Aprovecha cada instante de tu vida al máximo, ten sueños, metas, y realiza acciones que te ayuden a alcanzar esos sueños. Porque ninguno de los grandes hombres de la historia se hizo de la noche para la mañana.

Antes de continuar con nuestra agradable lectura, me gustaría preguntarte: ¿Qué otras cosas crees que se deben evitar para vivir una vida con el corazón?

Me encantaría leer tu respuesta a esta pregunta, en la caja de comentarios.

Terminando con la anterior, continuemos nuestra lectura.

Nunca apartes a Dios de tu corazón

Como comenté en un inicio al final del artículo les comentaría el punto más importante, la clave para poder vivir con el corazón, y esa es: Nunca apartar a Dios de tu corazón.

No existe mejor guía, mejor compañía, mejor padre o madre que nuestro señor, por tal razón si tú no lo apartas de tu corazón, lo obedeces y escuchas sus órdenes, él te enseñara a vivir una vida rica, provechosa y llena de satisfacciones. Nunca es tarde para aceptar a Dios en nuestros corazones, empieza a vivir una vida con el corazón y con nuestro señor en él, te puedo asegurar que tu vida, comenzara a cambiar para mejor.

Por último, me gustaría agradecer a todas esas mujeres, que decidieron invertir un par de minutos de su vida leyendo este artículo con nosotras.

                                                                             Desde aquí les mando, un fuerte abrazo.

No Comments

Post A Comment