139: Termina lo que empiezas – Parte 1

139: Termina lo que empiezas – Parte 1

Todas en algún momento de nuestras vidas hemos comenzado una nueva tarea, la cual con el tiempo terminamos abandonando. Esto es lo que se conoce como deserción.

¡Escucha El Episodio Completo Aquí!

Si bien la deserción es algo totalmente normal, sigue siendo algo que nos afecta en gran medida como mujeres, y como sociedad en nuestro conjunto.

Imagínate por un momento que hubiera pasado si todas las personas que construyeron grandes maravillas a lo largo y ancho del mundo, hubieran desertado de sus tareas. Hoy en día no tendríamos grandes estructuras como la torre Eiffel, las pirámides de Egipto, entre muchas otras.

Al ser esta una problemática tan delicada y compleja, he decidido dedicar 2 episodios a esta temática, en el día de hoy hablaremos sobre la deserción.

¿Qué es la deserción? 

Deserción proviene del verbo desertar, palabra de origen español la cual tiene su origen en las épocas de guerra, y se utilizaba para referirse a los soldados que abandonan el campo de batalla a mitad de un conflicto.

Si trasladamos este significado a nuestros días, desertar de una obligación o tarea impuesta, significa abandonarla sin haberla culminado. Un ejemplo de esto podría ser aprender un nuevo idioma, y abandonar antes de culminar el primer año de estudio.

3 Razones por las cuales abandonamos una tarea

1- Pérdida o ausencia de metas

Este punto es uno que me gusta remarcar cada vez que puedo, y es la necesidad de tener metas que sirvan como motivación para alcanzar un objetivo. 

En la vida no basta solo con decir, quiero lograr tal cosa, debes visualizar cuál será el camino que debes recorrer para alcanzar dicha meta, y las pequeñas victorias que debes conquistar antes de alcanzar tu objetivo final.

2- Falta de compromiso

La falta de compromiso es un mal muy presente en la sociedad, ya que está juzga con muy poca seriedad la falta de compromiso. Para la gran mayoría de las personas resulta más fácil intentar hacer las cosas por la vía libre, que comprometerse con alguna tarea en específico.

Pero si lo que quieres es triunfar en la vida y alcanzar tus objetivos, tienes que comprometerte con todo lo que hagas.

3- Falta de paciencia 

El error más grande que comete la gran mayoría de personas, es frustrarse por no obtener resultados inmediatos en todo lo que hacen, y esto es un gran error.


Las metas que nos planteamos a lo largo de nuestra vida están construidas con base en la progresión, a la obtención de pequeñas victorias antes de alcanzar la meta final. Por lo tanto, en la gran mayoría de ocasiones resulta casi imposible obtener resultados instantáneos.

Por lo tanto, si lo que deseas es alcanzar un objetivo, céntrate más en el camino que transitas para alcanzar el objetivo, que en el objetivo mismo.

Antes de continuar con nuestra lectura, me gustaría hacerte una pregunta: 

¿Por qué crees tú, que abandonas tus objetivos?

Me encantaría leer tu respuesta a esta pregunta, en la caja de comentarios.

Terminando con la anterior, continuemos nuestra lectura.

4 Incongruencias sobre la deserción

1- No te importa romper tus propias promesas

Piensa por unos segundos como reaccionas cuando alguien no cumple su palabra, te enojas, te frustras y regañas a la otra persona.

Ahora piensa en cómo te sientes cuando abandonas una tarea, la cual te habías prometido terminar, te da igual. Y ese es el problema, si no te afecta romper tus promesas, tampoco te afectará desertar de una tarea.

2- La deserción es selectiva

Muchas de las personas que abandonan una tarea, utilizan como excusa la frase “Yo soy así”, la cual es una total mentira. No abandonas todas las tareas, ya que a muchas de ellas les metes empeño y dedicación todos los días, durante años.

Por lo tanto, no es que seas una persona que gusta de disfrutar, eres una persona falta de compromiso.

3- Las cosas que abandonas son las que menos deberías abandonar

Este punto viene muy relacionado con el punto anterior, ya que en la vida tendemos a abandonar aquellos objetivos que más difícil nos parecen alcanzar.

Pongamos un ejemplo, muchas personas quieren ponerse en forma y empezar a comer sano, muchas de estas personas lo hacen y empiezan a alimentarse de mejor manera por un tiempo, pero luego vuelven a sus hábitos anteriores.

¿A qué se debe esto? Esto se debe a la falta de constancia, adoptar hábitos malos resulta mucho más sencillo que convertir hábitos buenos en rutina, ya que para ello se necesita tener una gran constancia, cosa que no pasa con los malos hábitos.

4- Cuando abandonas una meta, abandonas una parte de ti

Debes saber que en la vida no hay 2 personas que tengan los mismos sueños, los mismos anhelos, ya que estos provienen del corazón de cada persona y el corazón de cada persona es algo único.

Por lo tanto, cada vez que abandonas una meta que en algún momento hizo que dieras un cambio rotundo en tu vida de un día para otro, estás abandonando un pequeño pedacito de ti mismo.

Por último, me gustaría agradecer a todas esas mujeres, que decidieron invertir un par de minutos de su vida leyendo este artículo con nosotras

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.